Usted está en : Portada : Crónica Sábado 2 de julio de 2005

Historias ocultas de los emblemáticos AES

Los automotores Fiat Gec-Concord que por 29 años prestaron servicio

a Merval y que el pasado jueves entraron a un retiro temporal,

por un accidente burocrático llegaron a ser parte del paisaje

habitual de los habitantes de la 5ª Región

Presente y pasado de Merval. El automotor X-Trópolis Alstom francés armado en Brasil, escolta en Portales al Fiat-Gec Concord argentino AES 17 (acoplado con el AES 3), durante el "último viaje" del pasado jueves 30 hasta Limache. Estos últimos convoyes tendrán una nueva vida dentro de poco.

 

El pasado jueves 30 de junio, los AES 17 (que hizo de cabeza

o "puntero" en jerga ferroviaria) y AES 3 (acoplado para llevar

a los invitados especiales), recorrieron por última vez los 43

kilómetros que separan a Puerto y Limache. Con ellos se fue

parte de un pedazo de historia ferroviaria de nuestro país, y

de la vida de miles de habitantes de la 5ª Región, quienes viajaron,

durmieron, conversaron, estudiaron, pololearon y hasta más de

alguna vez, comieron un bocadillo en sus pasillos y estrechos

asientos, diseñados especialmente para los "flacos chilenitos",

según dijeron los fabricantes argentinos a quienes se les encargó

la construcción, diseño y puesta a punto de estas ahora vetustas

máquinas ferroviarias.¶

Por cierto, desde el jueves pasado, entraron a retiro. Y contra

todo lo que pudiera pensarse, no serán chatarreados (o desguasados)

como muchos amantes de los ferrocarriles temieron. Afortunadamente,

y de acuerdo a lo señalado por el presidente del directorio de

EFE (Empresa de los Ferrocarriles del Estado), Luis Ajenjo Isasi,

los 10 AES de Merval serán sometidos a una completa refacción,

que incluiría cambio del sistema eléctrico y mejoramiento de

motores, diseño de carrocería y pintura, nuevos asientos y calefacción.

"Dos importantes empresas ya nos enviaron algunas propuestas,

señalándonos su interés por reacondicionar estos equipos, que

si bien ya cuentan con 30 años de servicio, perfectamente pueden

quedar operativos por muchos años más, si se concreta alguno

de estos convenios con estas empresas", señaló Ajenjo. Una de

las multinacionales interesadas en recuperar los ahora míticos

AES es la empresa alemana Siemens. ¶

ALLENDE LOS COMPRÓ, PINOCHET LOS RECIBIÓ¶

El arribo de la primera flota de AES (10 convoyes de dos vagones

cada uno) tuvo lugar el segundo semestre de 1976, con tres años

de gobierno militar en el país. Lo que mucha gente ignora es

que no fue Augusto Pinochet quien ordenó la compra de estos automotores.

En 1971, el gobierno de Salvador Allende adquirió una serie de

equipos ferroviarios, tendientes a modernizar el servicio de

pasajeros, con un fin puramente populista. Así, llegaron los

Isso-Iwai japoneses (los 8 AEL de primera clase y los 6 automotores

AEZ), y al mismo tiempo, se negoció con Argentina, la compra

de una flota de automotores suburbanos, para viajes de corta

distancia tipo metro. Los convulsionados días de la Unidad Popular

entrabaron la entrega de dinero para la construcción de estos

automotores, la que tendría lugar a fines de 1975.¶

PARA SAN BERNARDO¶

El plan de Allende y sus asesores de transportes, era asignar

a los AES, un servicio suburbano estrella, desde Mapocho o Alameda,

hasta San Bernardo y viceversa, que serviría de complemento al

naciente Metro de Santiago. El plan no funcionó. El clima de

intolerancia vivido por esos días, postergó cualquier intención

de modernizar el servicio ferroviario y de los automotores argentinos,

poco y nada se supo hasta casi dos años después del 11 de septiembre

de 1973.¶

NO CABían ¶

Desembarcados en Valparaíso, durante las primeras pruebas técnicas,

los maquinistas notaron una seria dificultad de los AES, a poco

salir: En el sector de la curva Los Mayos -por aquellos años,

la vía férrea estaba muy pegada a la avenida España, en esa época

de sólo 4 pistas- los automotores pasaban demasiado cerca de

las murallas de protección. Al hacerlo a más de 50 kilómetros

por hora, corrían riesgo de colisión. ¿Solución? El trazado férreo

se modificó para permitir el normal desplazamiento de los convoyes.¶

INCóMODOS Y ESTRECHOS¶

Aprobados técnicamente, los AES fueron complemento y luego reemplazo

de los antiguos automotores italianos Breda y alemanes Linke-Hoffman,

y de los trenes convencionales conformados por locomotora y vagones.

Ferrocarriles debe autofinanciarse, perdiendo el subsidio estatal.

Una feroz política de racionamiento deja a la 5ª Región sólo

con el servicio de los AES, eliminándose los tradicionales trenes

expresos, ordinarios y locales. Los coches argentinos deben hacer

servicio local hasta La Calera, y de expresos hasta Santiago.

La gente los recibe con buena cara, por su condición de nuevos,

pero al subirse, nota lo alto de sus escaños, la estrechez de

sus pasillos, y lo incómodo de sus asientos, con coderas muy

ceñidas, hechas "para los flacos chilenitos".¶

LOS "CACHITOS"¶

Maquinistas y ayudantes, también sufrieron el rigor de los AES.

Mucho elemento electrónico, altavoz de comunicación interna,

circuitos integrados y un sistema muy moderno de manejo para

la época, son avances que no todos logran dominar de entrada.

Ello provocó una serie de alteraciones en el funcionamiento de

los equipos y muchos de ellos, rezongaban antes de comenzar a

rodar, o bien, asomaban panas inesperadas que terminaban con

los reclamos de los pasajeros. Hubo varios problemas hasta domésticos

con estos automotores, que sólo fueron salvados por el ingenio

e intuición de maquinistas y obreros de maestranza, que lejos

de desdeñar a los nuevos equipos por el mote de "cachos", comenzaron

a tomarles cariño a estas moles argentinas. Claro que hubo que

modificar ciertas cosas, como los areneros, dispositivo que,

ante una lluvia o por la alta humedad en las vías, evitaba que

las ruedas del tren patinasen al momento de acelerar. Con el

funcionamiento de los areneros, se activaba el "freno de emergencia"

y creaba conflicto. Un cacho más.¶

LOS ATENTADOS¶

A fines de los años '70, atentados terroristas nunca aclarados,

tuvieron como víctimas favoritas, destrucción de vías y equipos

ferroviarios. Cómo no recordar la "muerte" del AES-1, en el sector

de Caleta Portales. O de los AES 5, 6 ó 10. Nunca nadie averiguó

la real autoría de estos actos vandálicos, sembrando pánico en

los habitantes de la región, que vio siempre en el tren, un medio

de transporte mucho más seguro que los buses.¶

QUERONQUE, LA TRAGEDIA¶

La página más tétrica de los AES tuvo lugar el 17 de febrero

de 1986. Desde Los Andes, el AES 9, con sus colores tradicionales,

había salido con destino al Puerto, abarrotado de gente. Desde

Valparaíso, los AES 16 y 4, pintados con los nuevos colores corporativos

de Merval, cumplían el servicio Puerto-Mapocho, a plena capacidad.

Otro acto terrorista, dejó el tramo Peñablanca-Limache, con una

sola vía operable. Casi al medio de esa franja, el encuentro

mortal de los dos convoyes arrojó un terrible número de muertos,

mutilados y heridos, entre pasajeros y personal ferroviario.

Un par de años después, nunca más los AES viajaron a Santiago.¶

LOS INJERTOS TRIPLES¶

A modo de aprovechar de mejor manera el poco material disponible,

los ingenieros de Merval buscaron en la antigua maestranza Barón,

algunos coches desmotorizados para injertarlos en algunos automotores

en servicio. Así, los AES 17, 18 y 20 fueron convertidos en "triples",

para ubicarles en las horas "peak". Los "injertados" cumplieron

servicio hasta hace poco más de tres meses, pues sus vagones

sin motor finalmente fueron desenganchados y apilados en una

vía secundaria de la estación Limache, en donde ahora son presa

del vandalismo. Los AES 17, 18 y 20, volvieron ser originalmente

"simples".¶

AVISAJE EN MOVIMIENTO¶

Con gran pompa, a comienzos de los '90, el AES 15 es presentado

en la estación Puerto repintado con propaganda de la Coca Cola.

No sería el único, pues el AES 8 (cuyo segundo vagón correspondía

al fenecido AES 3) también se tiñó de los mismos tonos. Mayonesas,

carnicerías, fármacos, farináceos, televisión por cable y hasta

el diario El Mercurio, ayudaron al financiamiento extra de Merval

a través de la propaganda interna y sobre todo externa de los

automotores. El último de la dinastía publicitaria fue el AES

15, publicitando un detergente.¶

MEJORES QUE LOS NUEVOS¶

En 1999, Renfe, la principal empresa ferroviaria de España, provee

a Chile de automotores suburbanos UT-400 R (reacondicionados).

Cuatro de ellos llegan el 2001 a Merval. Pero a pesar de su modernidad,

los AES, salen mejor parados que los ve- hículos hispanos,

cuando no hay corriente . Sus viejas baterías les sirven para

moverse muy despacio, pero no para quedar botados, mientras que

los españoles sí "morían". Y ni hablar de las llantas, pues los

UT sufrieron un desgaste prematuro de sus ruedas ante tantas

curvas entre Puerto y Limache. Los AES, con su sistema de monoblock

en las ruedas, siguieron indemnes por los rieles largamente recorridos.¶

DOS AL SUR¶

Los AES 8 y 14, son redestinados al servicio Biotren, entre Talcahuano,

Hualqui, San Rosendo, Laja y Renaico. Estuvieron seis meses parados

en Chiguayante. Los pusieron en servicio y el AES 8, sufrió un

desperfecto eléctrico que aún lo tiene postrado en el patio de

la estación Hualqui. Su "hermano", repintado en verde, gris y

azul, aún saca chispas en los rieles penquistas.¶

EL VIAJE FINAL¶

La mañana del jueves 30, los AES sobrevivientes de Merval, corrieron

temprano desde Limache al Puerto y viceversa. A las 12 horas,

dejaron el corredor listo para que los AES 17 y 3, rodasen por

última vez, hasta Limache. Ahí, en la remozada estación, los

otros AES se tomaron un merecido descanso, tras rodar cientos

de miles de kilómetros, transportando a millones de pasajeros

en casi 30 años.¶

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto