Usted está en : Portada : Crónica Sábado 15 de octubre de 2005

Radiografía al carrete "gay" en Valparaíso y Viña del Mar

Discotecas frecuentadas exclusivamente por homosexuales y bisexuales.

Fuertes espectáculos de travestis y vedetos son parte de la oferta sexual que ofrecen estos locales en la región

En la mitad de la pista de baile, y sobre unos cubos, unos vedetos

vestidos a lo "tarzan" bailan para el público masculino de la

discoteca "Zeuzs".

por Ajenjo Verde.

foto de Litre Rojo.

 

Son las doce de la noche y junto al reportero gráfico caminamos

por la calle Arlegui, en busca de la mítica discoteca "Zeuzs",

centro de toda la movida "gay" de Viña del Mar. El local no tiene

ningún letrero externo y la presencia de un travesti en la boletería

nos avisa que es el lugar indicado. Pagamos tres mil pesos por

persona y nos adentramos a la esencia de la movida homosexual

de la ciudad más turística de Chile.

La discoteca es bastante oscura. La mayoría de los parroquianos

son hombres que bailan con hombres. Hay mucha juventud, vestida

con camisetas sin mangas y jeans. Hay dos pisos y en el superior

está la barra, donde se puede canjear una piscola o una cerveza

con el ticket de entrada.

"ES PIOLA"

Subimos al segundo piso y nos instalamos en una pasarela. Los

ojos recién empiezan a acostumbrase a la penumbra discotequera.

Desde ese lugar tenemos una visión panorámica de todo lo que

pasa en la pista de baile. Hay grupos divididos, ya que cerca

de la entrada están los travestis, que son como cinco y bailan

entre ellos. En el centro de la pista danzan hombres con hombres

y algunos se besan y se acarician, al igual que cualquier pareja

heterosexual.

La música es una mezcla de disco y tecno. A todos les gusta mucho

y bailan los temas apasionadamente.

Se nos acercan dos jóvenes y nos meten conversa. El más hablador

es estudiante de ingeniería. Nos preguntan de donde somos y tratamos

de hacernos los "giles". El muchacho sigue metiendo conversa

y cuenta que le gusta venir a la "Zeuzs", "ya que el recinto

es piola hay buena música y se conoce mucha gente y hasta se

puede salir pololeando", dice entre risas, mientras se pierde

entre la oscuridad del recinto.

LOS TARZANES

De repente bajan por la escalera dos jóvenes musculosos ataviados

con un traje de baño onda "tarzán". Se suben a unos cubos y comienzan

a bailar frenéticamente. La gente sigue bailando y algunos espectadores

miran su rutina. Uno de ellos se despoja de su traje de baño

y sólo queda con una tela. Se agacha y muestra el trasero, provocando

las risas entre los jóvenes que están cerca de los cubos.

El show debe durar como 20 minutos y finalmente desaparecen.

Nosotros seguimos en la pasarela y se nos acerca un tipo para

decirnos que tenemos que abandonar el lugar porque comenzará

el show oficial de la discoteca "Zeuzs".

Nos ubicamos cerca de la barra y el reportero gráfico busca desesperadamente

un lugar relajado para poder tomar las fotos del show. El joven

ingeniero vuelve a aparecer y le ponemos mala cara para que nos

deje trabajar tranquilos. Al parecer se enamoró del fotógrafo,

pero ese dato no se puede corroborar.

El espectáculo lo realizan travestis, quienes salen imitando

a Madonna u otras cantantes de moda. El cuadro más fuerte lo

realizan dos hombres disfrazados de colegialas cantando una canción

de Mekano sobre lesbianismo. La gente aplaude a rabiar.

El show, muy profesional, dura como 45 minutos. Al finalizar

decidimos salir y conocer la movida "gay" de Valparaíso.

ZULIANA Y SUS AMIGAS

Llegamos junto al fiel fotógrafo hasta la calle Salvador Donoso.

Ahí teníamos el dato que funcionaba el "Club Green", que es donde

los homosexuales de El Puerto se juntan a bailar y pasarla bien.

Antes de entrar nos percatamos de la presencia de Zuliana, la

presidenta del Sindicato de Travestis de Valparaíso. Famosa y

mediática conversa con un cuidador de autos. Decidimos entrar

antes que ella a la discoteca, ya que el reportero gráfico asegura

que lo puede reconocer, "y el reportaje se nos va al hoyo compadre".

El "Club Green" tiene la entrada en la barra. Es atendida por

travestis que también pertenecen al sindicato de Zuliana. Por

el ticket, que cuesta tres mil pesos, entregan una piscola.

El escenario está ubicado muy arriba. Nuevamente hay travestis

imitando cantantes de la onda disco y de moda. Los acompañan

bailarines que juran estar en un programa famoso de televisión.

LESBIANAS

El público en este lugar está conformado en su mayoría por hombres,

sin embargo hay muchas más lesbianas que en Viña del Mar. La

mayoría de las mujeres "gay" que están en este local tiene un

aspecto masculino: pelo corto, camisa, jeans, lentes y bastante

gorditas. Andan emparejadas y llevan a sus pololas de la mano.

Abajo funciona un subterráneo. Es una discoteca común y corriente,

con una pista de baile con mesas, sillas y sofás. Se observa

claramente que aquí hay hombres mayores, acompañados por tres

o cuatro jóvenes. Consumen la típica "linterna con cuatro pilas",

que es una botella de pisco con cuatro bebidas chicas.

Una pareja de jóvenes se besa violentamente en una esquina. Se

manosean sin tapujos, mientras algunas parejas bailan en la pista

de baile.

Subimos al primer piso donde la animadora del show anuncia que

"a las cuatro de la mañana, hora antigua, habrá un espectacular

show de vedetos".

TOLERANCIA

Nos damos cuenta que hay que cambiar la hora y que el cansancio

comienza a apoderarse de la noche. Nos vamos del "Club Green"

y decidimos terminar el reportaje en el Barrio Chino de Valparaíso.

En Blanco con clave está el bar "Exodo", muy cerca de "Pagano",

dos locales asociados a la diversidad sexual.

Aquí la onda es diferente al "Zeus" y al "Club Green", ya que

es visitado por homosexuales, pero también por bisexuales y por

gente heterosexual. La idea, al parecer, es mezclarse en una

onda de tolerancia y respeto. Los dos locales están llenos de

público, especialmente de viñamarinos que vienen a conocer estos

pubs.

Ya son las cinco de la mañana y todo comienza a cerrar. Es la

hora de dormir y todo el mundo, sin importar su condición sexual,

sale de las discotecas y se dirige a su casa a dormir, para prepararse

a una nueva jornada de trabajo.

Así es la vida.

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto