Usted está en : Portada : Crónica Martes 27 de junio de 2006

Esposa del general Palacios, quien entró a La Moneda en 1973:
"Nunca tuvo sangre en sus manos"

Oficial del Ejército murió el fin de semana en Viña del Mar

El general Palacios es velado en la Parroquia Los Carmelitas de

Viña del Mar. Fue vicepresidente de Corfo, en 1977 pasó a retiro

y desde hace 20 años vivía en Viña. Según las crónicas, el 11

de septiembre de 1973 liberó a médicos que estaban en La Moneda

por Ana Martínez Azúa

foto de Aldo Reyes Mallea

 

Como el hombre "más maravilloso del mundo y el amor de mi vida"

recordará Inés Maceratta Escobar a su esposo, el general de ejército Javier Palacios Ruhmann, quien falleció el domingo a las 23 horas, en su residencia en calle José Miguel Carrera, de Recreo, en Viña del Mar, como consecuencia de un ataque cardíaco fulminante.

El oficial, quien dirigió el 11 de septiembre de 1973 el sitio

y ataque contra La Moneda, que fue el primero en ingresar al

Palacio Presidencial y quien encontró el cuerpo sin vida de Salvador Allende, curiosamente falleció el mismo día en que Allende habría cumplido 98 años de edad.

Residía desde hace más de 20 años en la zona. Al momento de morir

estaba con su esposa y la hija de ambos, de 28 años.

SIN SANGRE

"Era un hombre extraordinario, sabio, inteligente. A pesar de

la actuación que tuvo que tener, era un hombre sano, bueno y

justo. Quiero que así lo recuerden. El nunca tuvo sangre en sus

manos", manifestó su apesadumbrada viuda. "Se sentía totalmente

orgulloso de lo que había hecho, orgulloso de haber participado

en ese momento histórico. Como familia fueron momentos muy difíciles", expresó.

El general Palacios deja además a dos hijas de un matrimonio

anterior. El 11 de abril había cumplido 84 años y hace 11 años

había sufrido una tromboflebitis que lo mantenía "delicado, pesado para caminar y no se podía desplazar bien", señaló su esposa.

"Sin embargo, todos los días se levantaba sumamente temprano,

era su costumbre leer el diario a primera hora, luego desayunaba,

pasaba al toilette, se vestía y salía a caminar. Añadió que no

perdió nunca contacto con el regimiento Maipo, del que fue primer

comandante y dos veces segundo comandante.

Ayer llegó hasta la capilla de la Parroquia de los Carmelitas,

en avenida Libertad, donde sus restos están siendo velados, el

comandante de la Guarnición de Ejército, coronel Eduardo Fuenzalida, quien le expresó sus condolencias. Explicó el coronel Fuenzalida que en su calidad de comandante de la Guarnición de Valparaíso y comandante del Regimiento Maipo, del que fuera también su comandante el general Palacios, concurrió a darle el pésame a su viuda y familiares. Declinó hacer mayores declaraciones, salvo recordar que hace un mes había estado con él y que sabía que participaba en el grupo de los Cien Aguilas.

En la tarde se hicieron presentes en la capilla ardiente, donde

se dispuso una guardia permanente de honor, altos oficiales de

la Armada y de otras instituciones castrenses. Los restos del

general Palacios serán sepultados hoy, con los honores que corresponde a un oficial de su rango, en el Cementerio Parque del Mar, después de una misa que se oficiará en Los Carmelitas a las 15 horas.

UN MILITAR

El general Javier palacios entre 1963 y 1964 hizo cursos de Estado Mayor en la Escuela de Infantería de Fort Benning, Estados Unidos.

En 1972 fue director de Inteligencia del Ejército y en 1973,

estuvo en Alemania de Agregado Militar de la embajada de Chile

en Bonn. El 11 de septiembre de 1973 el general Palacios, según

crónicas de la época, había recibido la orden de Augusto Pinochet

de "rodear y cerrar el perímetro de La Moneda con tanques".

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto