Usted está en : Portada : Deportes Sábado 28 de julio de 2007

Everton quiere demostrar que no le entran balas

Chicho García tiene fe en sacar la tarea adelante "si o si" ante el clásico rival

Al Everton del Chicho García le entrarán algunos goles, pero no balas. Tras la caída ante O'Higgins en la piscina con arcos de Rancagua, por culpa de un fuerte aguacero, los viñamarinos se aprestan a recuperarse con dientes y muelas ante Unión Española, mañana al mediodía, en el Estadio Sausalito.

Pese al sabor amargo de la visita a la Ciudad Heroica en la jornada inaugural del Campeonato de Clausura, el técnico viñamarino Jorge García cree firmemente en que sus pupilos sacarán esta tarea adelante.

"Como suele ocurrir en el fútbol siempre, cada vez que fallas en el arco rival, se te viene de vuelta la mano y te anotan. Así nos pasó ante O'Higgins", recuerda.

El estratega destacó que Everton fue capaz de manejar bien el balón pese al mal estado de la cancha, de manera que mañana jugando en casa espera que las cosas de den de otra manera.

"La actitud del equipo permite abrigar esperanza de jornadas más felices y sin duda que ante Unión Española, un rival que sabe de buen fútbol también, se podrá conseguir un resultado mucho más positivo", agrega.

DOS NUEVAS CARTAS

La hinchada está esperanzada en que con el ingreso del menudo volante argentino Patricio Pérez, Everton pueda alcanzar un mayor nivel en la construcción de su juego. Además, en la banca tendrá más alternativas con la vuelta de dos viejos conocidos, Alejandro Escalona, contratado como refuerzo, y Camilo Rozas, habilitado para ingresar cuando el técnico lo requiera, tras cumplir la sanción impuesta por el Tribunal de Disciplina.

La escuadra local puede hacer pasar un mal rato al once panadero de la Unión Española, que viene de caer ante La Serena (1-2). Como se recordará, el cuadro hispano es un clásico adversario de los viñamarinos, no en vano disputaron épicas finales en el fútbol chileno los años 1950 y 1976, con triunfos para el representativo de la Ciudad Jardín.

MAL GESTO

Un hecho que no pasó desapercibido en Rancagua, fue que el equipo oro y cielo se olvidó de algo elemental que debe estar presente en triunfos y derrotas: despedirse de sus parciales.

Para la barra evertoniana el tema fue una gota amarga extra, porque sus integrantes, pese a los 90 minutos de juego bajo intensa lluvia, no agarraron ni paraguas para no soltar las banderas.

Los más dolidos en este sentido eran los integrantes de la Barra Viña Oriente, que congrega a hinchas de Canal Beagle, Villa Dulce, El Olivar y Villa Hermosa.

La citada agrupación hacía su debut acompañando a Everton en tierras lejanas, luego que aprovecharan el receso para agruparse, armar directiva, juntar recursos y pintar un lienzo gigante.

No les importó empaparse hasta los huesos. Pero más les dolió que -junto con la derrota- el equipo les ignorara junto a todas las barras que unieron en El Teniente. Sólo querían que por lo menos una mano solitaria de un jugador apareciera.

 
Arriba  Volver