Usted está en : Portada: A Fondo
Sábado 23 de mayo de 2009
Un presidente cercano y un alcalde wanderino...
Jorge Lafrentz y Jorge Castro son porteños auténticos y fanáticos del club caturro

Alfredo villalobos silva

Que las cosas han cambiado radicalmente en Wanderers, eso está la vista. Hoy la institución funciona en todos sus estamentos y el futuro se vislumbra con claridad, tras haberse disipado esa neblina que impedía mirar hacia adelante.

Y en la nueva era caturra, al margen de la buena gestión global, hay dos hechos que han incidido positivamente y que no son menores: el tener un presidente más cercano a la gente y un alcalde de Valparaíso auténticamente porteño, deportista y wanderino.

Jorge Lafrentz Fricke es hijo de un wanderino histórico y connotado, el abogado Jorge Lafrentz Möller, ya fallecido, que también ocupó la presidencia del club. De él, heredó su amor por el Verde.

Lafrentz Fricke defendió al equipo de honor en la Rama de Básquetbol, de modo que sabe lo que es mojar la camiseta, y a Playa Ancha concurre desde muy pequeño a presenciar el fútbol. Ha estado en las buenas y las malas con la entidad. Hoy, se destaca por ser la voz oficial de ese grupo de inversionistas que pretende llevar a Wanderers al más alto sitial, en lo institucional y deportivo, y para ello está ahí, junto a los jugadores y a los hinchas, dando la cara cualquiera sea la circunstancia.

No es candidato a nada, simplemente se trata de una manera de hacer gestión.

HINCHA Y AUTORIDAD

Por su parte, el alcalde de Valparaíso, Jorge Castro Muñoz, lleva el verde en la sangre.

Familiar directo de los hermanos Hoffman, Carlos y Reinaldo, también históricos del club, lleva la camiseta pegada al cuerpo desde que nació.

Es un deportista auténtico, de aquellos que no fallan en la pichanga semanal, y una de sus inquietudes es apoyar a Wanderers en lo que sea necesario.

Castro firmó un convenio de mutua cooperación entre la municipalidad y el club deportivo, y es asistente permanente a los partidos del equipo en casa. Su aporte, sin duda es sumamente valioso, pues distinto es contar con el respaldo de la primera autoridad comunal.