Usted está en : Portada: Deportes
Lunes 13 de julio de 2009
Rolón: El chico Dinamita de Everton
En el centro del ataque no lo paraba nadie en velocidad

Fernando Lara Faure

El paraguayo Máximo Rolón está de vuelta en Viña del Mar. Fue goleador insigne de Everton entre 1957 y 1960.

El popular Chico Rolón, llegó en aquel entonces precedido de un gran cartel: goleador de la selección del Paraguay.

"Me fue a buscar el dirigente Juan Valenzuela, ya fallecido, y a la pasada de Buenos Aires además se trajo al volante Magnelly".

¿Y cómo fue el debut, Máximo?

Me tocó actuar por primera vez en un partido amistoso ante Universidad de Chile en Viña. Recuerdo que a los 45 segundos anoté el gol de la apertura. Luego, a los 8 minutos, marqué el segundo. Después de eso, mejor me sacaron para que descansara.

El fuerte del menudo artillero guaraní era su extraordinaria velocidad por el frente de ataque. Con la pelota pegada al pie era dinamita.

VUELCO NOTABLE

Entre los partidos inolvidables de aquel entonces, Rolón recuerda uno disputado en la Ciudad Jardín frente a Palestino.

"Fue un partido muy complicado para nosotros. En el primer tiempo perdíamos dos a cero y no teníamos por donde superar a los visitantes. En la segunda fracción nos colocamos pronto 1-2 y más tarde conseguíamos el 2 a 2, que ya para nosotros era un empate con sabor a victoria. Sin embargo, a los 44 minutos efectué una escapada a toda velocidad desde la mitad de la cancha. Me abrí hacia la izquierda, y cuando me salía el portero le toque el balón cruzado para ganar 3 a 2".

PRIMER EQUIPO

Al arribar el 57, habían partido de las filas oro y cielo tres baluartes: Meléndez, Rodríguez y Verdejo.

En aquel equipo de Rolón estaban el golero Carlos Espinoza; Barraza, Morales, Lantadilla, Magnelly, Alvarez, Fonzalida, Eladio Rojas y Ponce.

Más tarde, integraría una delantera potente con Betta, Leal, Rolón, Zamora y Ponce.

DON RENE

Máximo recuerda con emoción a René Meléndez. "Me dio una mano de inmediato. Era como si me encontrara con un amigo de toda la vida. Me ubicó en Viña del Mar, fue mi guía turístico por esta ciudad que está más hermosa que nunca y me invitó a comer a Concon. Ese gesto de René para un recién llegado, y extranjero como yo, se graba para toda la vida".

SU PRESENTE

En la actualidad, el ex jugador tiene 75 años de edad; "con muy buena salud, gracias a Dios", enfatiza.

Se desempeña como funcionario en la Municipalidad de Asunción.

Está casado y padre de cinco hijos: "dos de ellos radicados en Chile; una hija en Mendoza, y otros dos en Asunción. Estos últimos, uno es subteniente y odontólogo, y el otro chico estudia segundo año de Odontología. Como puede ver no hay ningún futbolista".

Aprovechará esta visita a la Ciudad Jardín para ver a sus hijos y reencontrarse con ex jugadores profesionales de Everton, "a quienes siempre he sentido como mis hermanos, especialmente a Jorge Miranda", señaló.