Usted está en : Portada: Crónica
Sábado 17 de octubre de 2009
Profe canadiense hizo clases en escuelita de Villa Alemana y quedó horrorizado
Lamenta lo humillados que están sus colegas en nuestro país y asegura que el problema está en el gobierno central, en la televisión y en el seno familiar

carla olivares r.

Juan Carlos Gaete o "Mister G" nació en Chile, pero cuando tenía apenas 7 años emigró a Canadá donde es profesor de música, de inglés y es administrador de empresas.

Ha recorrido varios países y al enterarse del programa de gobierno "Chile aprende inglés", quiso volver a este país pese a que tenía ofertas desde la universidad de Beijing en China.

A fines de agostó llegó a Chilito, específicamente a Villa Alemana y comenzó su recorrido por distintas corporaciones municipales para trabajar, donde hay interés en su proyecto de trabajo donde planea trabajar con adultos y aplicar el sistema canadiense que es el inglés mundial.

HORROROSO

"Mientras espero eso, me llaman de una escuela en Villa Alemana y me piden que haga clases de música. Fui y ha sido lo más horrorizante que he vivido. Es una selva y consulté con Valparaíso, Quilpué y me dijeron que me iba a encontrar con la misma experiencia en todos lados", manifestó.

El profesor asegura que no existe disciplina, no hay respeto para el profesor. El docente está humillado, desautorizado y asegura que la culpa es de las autoridades de educación del gobierno.

"A las tres semanas dije, no puedo, esta es una falta de respeto y me salí. En las salas los niños no me escuchaban pese a que les llamaba la atención. Volaban los papeles, avioncitos, las chicas de 16 años echaban garabatos al lado mío en la sala. Todo tiene que ver con la sexualidad y el perreo de niños de todas las edades. A mi me sorprendió, nunca vi algo así. En Canadá hay disciplina y respeto", aseguró Gaete en su español "agringado".

SOBREPROTECCIÓN

"Mister G" dice que los estudiantes están sobreprotegidos por el gobierno, como saben que no pueden ser suspendidos de clases, se aprovechan.

"En el colegio donde estaba, los chicos atrevidos me decían 'póngame dos observaciones si quiere', tienen seis hojas de observaciones y les da lo mismo, a uno lo amenacé y le dije te voy a poner un 1.0 si no me traes el trabajo y me dijo, 'póngame dos unos si quiere', un chico de octavo año", manifestó.

Lamenta que los profesores estén atados de manos y no puedan hacer nada por imponerse frente a los alumnos. Señala que los recursos están mal gastados, que el procedimiento que se está adoptando en Chile no es el adecuado y que así como vamos, la educación nunca va a mejorar.

"Yo hablé con otros profesores y están mal. Me decían que aparte de poner observaciones no pueden hacer nada. En una oportunidad eché de clases a una niña de sexto año por insolente. Salió de clases, y la pillé justo cuando le iba a dar un puntapié a la puerta y me hizo un gesto como diciendo '¿y qué?'. Después vino el inspector me dijo que ella no podía estar afuera", está todo mal, remató.