Usted está en : Portada: Deportes
Viernes 12 de febrero de 2010
Hijo del presidente Lafrentz está verde por ser portero

A sus 17 años José Lafrentz, el tercer hijo de Jorge Lafrentz, presidente de Santiago Wanderers lleva algunas semanas entrenando por la Sub-18 del club porteño. En Mantagua y como cualquier otro cadete caturro, José comentó sus sueños e intenciones de quedarse en Wanderers y dedicarse al pórtico si todo anda bien.

"Soy wanderino, al igual que todos en la casa, en realidad si no lo soy mi papá nos echa (ríe). El año pasado estuve buscando alguna alternativa en Colo Colo, llegué allá por un tema de comodidad, pues vivo en Santiago, pero no duré mucho no me gustó; prefería estar acá", comenzó a relatar el joven de 1,92 metros.

-¿Cuál es tú idea, quedarte acá entrenando y viajar desde Santiago?

"Por ahora, vacaciones, me estoy quedando en Olmué, pero vivo en Santiago y por eso debo ver que haré. Pasé a cuarto medio y esta es mi prueba de fuego, ya que si me decido termino el colegio acá".

José, quien también juega rugby con sus hermanos, pero no heredó el gusto por el básquetbol - la pasión de su padre-entrena duro por estos días en Mantagua y doble jornada el miércoles junto al reconocido arquero seleccionado nacional y Panzers, Juan Olivares.

"TIENE CONDICIONES"

El experimentado Olivares, es toda una autoridad a la hora de evaluar guardavallas, por eso destacó que José "tiene sus cositas, posee disposición y está a tiempo de corregir algunos errores. Cuando llegó yo le dije: habla con tú papá y si él quiere que estés acá te recibimos con los brazos abiertos", destacó Juan Olivares .

El histórico arquero, además de entrenar a los futuros porteros caturros, posee una escuela propia en Santa Inés, la que funciona todos los miércoles de 19 a 20.30 horas en el gimnasio del club Chile Obrero.

Lo paradójico del caso de José Lafrentz, es que no es el único hijo de dirigente que se prepara como portero en Wanderers, ya que Carlos Bombal de 16 años hijo del presidente de la Corporación verde, y llamado igual que su padre, practica junto a la Sub-17 de Wanderers y al igual que José también se inclinó por el pórtico, vaya coincidencia.