Usted está en : Portada:
Jueves 1 de abril de 2010
Cambio de horario y ahorro de energía: ¿mito o verdad?

11:00.- Jaime Espinoza, director del Centro de Innovación Energética, señala que los beneficios de esta medida van ligados principalmente al consumo en las horas de mayor demanda.

Este sábado 3 de abril, nuevamente los chilenos deberán retrasar en una hora sus relojes para retomar el horario habitual, medida que además de traducirse en días más cortos y en una menor utilización de la luz natural, reaviva el debate en torno a sus reales alcances en cuanto al ahorro energético se refiere.

 

Si bien, en nuestro país, aún no existen datos certeros que indiquen que el adelantar la hora en verano supone una importante baja en el consumo energético, Jaime Espinoza, director del Centro de Innovación Energética de la Universidad Técnica Federico Santa María, destaca la importancia que puede tener el consumo en las horas de mayor demanda.

 

Según explica el también docente del Departamento de Ingeniería Mecánica, “no es lo mismo el ahorro de 1kwh en la tarde, donde la energía es más cara porque existe una mayor demanda y el sistema eléctrico está más exigido, que el mismo kwh en la mañana, donde hay un excedente de energía”.

 

En este sentido, Espinoza agrega que dado el aumento del consumo en las horas punta, son varios los países que incentivan la utilización de energía eléctrica fuera de este horario, instalando medidores eléctricos que tienen diferentes tarifas según la hora de consumo; medida que por lo demás Chile también podría adoptar.

 

Por otra parte, el académico también aclara que Chile es un país con energía eléctrica de base hidráulica (Sistema Interconectado Central), y el aprovechamiento de la luz solar se traduce en ahorro o embalse de agua para el período de invierno. “De hecho existen en varios países centrales hidráulicas que en la noche (energía barata) bombean agua a un embalse y en las horas de punta (19:00) la vuelven a generar con turbinas hidráulicas”, detalla.

 

“Claramente existe un beneficio energético, pero éste tiene también un costo en la vida de las personas. Ahora, si este ahorro para las empresas eléctricas se hace notar en un menor costo en las tarifas para los usurarios y se comparten los beneficios, todos ganamos”, concluyó.