Usted está en : Portada: Crónica
Martes 2 de noviembre de 2010
umbral surrealista

En el marco del III Forum Universal de las Culturas se presentan en Valparaíso un múltiple conjunto de exposiciones. Una de ellas es "El Umbral Secreto", denominada también como Encuentro Internacional de la Cultura Surrealista. Esta muestra que comprende una gran cantidad de obras en pinturas, grabados, técnicas mixtas y fotografías, se puede apreciar simultáneamente en la Casa Consistorial de la Municipalidad y en la vecina Galería Municipal de Arte.

El surrealismo fue un movimiento importante y trascendente desde los años veinte hasta los setenta del siglo pasado. Sin embargo aún tiene seguidores tanto en su expresión tradicional como en algunas variantes o tendencias afines. La muestra presente en Valparaíso es numerosa en obras pero, en alguna medida, no se le puede catalogar como plenamente representativa del surrealismo ya que hay autores más bien académicos y figurativos provenientes de otros países y que son obviamente escasamente conocidos en nuestro medio.

Los niveles de calidad también son variados. A modo de ejemplo la representación chilena no se destaca precisamente por estar integrada por figuras muy importantes. Son notorios Ludwig Zeller, Mario Soro, Marko Molina, Hernando León, Magdalena Isaacson, Haroldo Donoso, Valentina Cruz y el porteño residente en Holanda, Freddy Flores. En la recopilación hay muchos latinoamericanos y centro europeos de muy varados rangos de calidad. Obras que recuerdan a artistas principiantes tanto por la presentación de sus trabajos como por sus propuestas. En la colección los nombres internacionalmente más notorios se encuentran en los grabados de Pablo Picasso, Salvador Dali, Wilfredo Lam, André Masson, Roberto Matta, Antonio Saura, Xul Solar y Pierre Alechinsky.

La colección es importante como recopilación, pero la muestra no por ser numerosa es totalmente sustentable (son cerca de cien trabajos), faltó hacer una síntesis del conjunto para afianzar el peso de los grabados y otras técnicas que superan con creces a las pinturas. En cuanto a la única escultura, la del chileno Víctor Jiménez no tiene nada que hacer en la muestra. Una cruz de madera con alambres de púas, ni siquiera impresiona, ya que la imaginería religiosa tradicional es más impactante y con mayor y real significado.