Usted está en : Portada: Crónica
Martes 21 de diciembre de 2010
EXPOSICIÓN DE ALUMNOS

En la Galería Municipal de Arte "Valparaíso" se esta exhibiendo el XXXII Salón Anual de Alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Valparaíso. Se trata de una muestra bastante desfasada ya que corresponde al año 2009, pero debido a diversos problemas no se había presentado hasta ahora. Son trabajos preferentemente en pintura, escultura y grabado. La muestra es menos abundante que en años anteriores, también en la cantidad de expositores y con un montaje bien logrado. No se ha saturado el espacio. Pero nunca un salón debe dejar tan contentos a los expositores, es más bien un punto de análisis de su labor y de ello sacar experiencias para avanzar en la gestión docente.

Resalta como siempre el grabado con su maestro David Contreras y la reciente incorporación del artista Cristian Castillo. Sin olvidar que durante años ejerció la docencia la destacada grabadora Virginia Vizcaíno. Buen oficio, propuestas de sólidos conceptos, adecuado manejo de las técnicas y no hay improvisación ni aspectos especulativos. Solo Alonso Castro, Pamela Fernández y Antonieta Cortez elaboran sus obras en cartones livianos en volúmenes geométricos y tridimensionales. Se ven muy escolares y de precaria consistencia. Parecen ejercicios antes que obras definitivas. A ello se agrega su incierta durabilidad. Una experiencia que requiere más estudio.

En cuanto a la escultura que dirige Juan Delsante, esta especialidad muestra valiosos ejemplos especialmente Paul Arancibia y Simón Jiménez. El primero en maderas y el segundo en piedras de líneas muy depuradas. Sin embargo Jiménez exhibe una figura humana colgada de unas cadenas. Obra muy patética, como sacada de un comic o de una discoteca gótica. Ese trabajo contrasta con sus otras obras, es como si se tratara de dos personas distintas. No hay coherencia entre esa y las otras.

Pintura sigue en el ritmo de siempre. Aún no se pueden apreciar los cambios en la especialidad. Rodrigo Godoy, Carlos Astudillo y Gladys Varas siguen en un tradicionalismo heredado. Colores intensos, figuras enormes, formas y cuerpos de excesivos volúmenes. La pintura sigue siendo el punto débil de la enseñanza y de la orientación. Es de esperar que la incorporación de los profesores Francisco Olivares en pintura y del destacado escultor Iván Cabezón en dibujo traiga nuevos aires para una escuela de arte que cumplió 50 años de existencia.