Usted está en : Portada:
Viernes 28 de enero de 2011
Claudio Narea: "Lo que pasa es que Jorge es gay"

No hay remedio: la guerra que mantienen Los Prisioneros es una historia de nunca acabar. Claudio Narea ya es abuelo (tiene un nieto de 5 años) y a Jorge González se le ve lleno de canas, pero ninguno baja la bandera.

 

Los únicos que aún se tragan entre sí son Claudio Narea y Miguel Tapia, sobre todo ahora que colgaron tres canciones en Internet (narea-tapia.com), las que ya llevan más de 650 mil descargas gratuitas en menos de un mes.

 

- ¿Te gustan las canciones? Fantástico. ¿No te gustan? Qué bueno. Esto somos nosotros- dice Claudio Narea, agarrado de su guitarra, rockero como siempre, en un ensayo con su banda en un parcela de Pirque, con piscina y cabros chicos jugando por ahí.

 

-¿Quieren aprovechar aún la fama que les dio Los Prisioneros?

 

-Claudio: Nosotros estuvimos ahí ¿de qué nos vamos a estar aprovechando? Nacimos para ser personas. Con Miguel se puede conversar, podemos tener diferencias, pero no pasa nada grave. Con el otro no se puede. Ese nació para ser genio, para ser ídolo. Es como Michael Jackson, que era un huevón muy raro.

 

-¿Qué tenía de raro Jorge?

 

-C: Qué hueás raras no tenía. Léete mi libro, ahí está todo. ¿Lo leíste?

 

-Ese libro todo el mundo lo ha leído.

 

-C: Es que ahí sale todo.

 

--Pero con ese libro ¿tú no te sacaste la rabia, la frustración?

 

-C: Hace rato, pero ya no hay vuelta atrás. Lo que pasa es que Jorge es gay, un gay no asumido y esa huevá es terrible. Es un odio a sí mismo lo que él que tiene.

 

-Qué agotador mantener eso.

 

-C: Es que esta pelea no la propiciamos nosotros. Jorge lanzó un libro y dijo que con Miguel había hecho todo y que yo era un barsa, un flojo. Me trató de lo peor. Ahora dice: yo hice todo solo. Entonces, ¿quién lo entiende? Además, los imbéciles que Jorge tiene de fans se ponen a tirar mierda para todos lados. Eso es lo agotador.

 

-¿Qué han sacado en limpio después de tanta pelea?

 

-M: Siempre van a existir roces, acomodes y desacomodes. Los puntos de vista distintos empujan a que un proyecto salga adelante, la moraleja es que los trapitos sucios se lavan casa.

 

C: Yo estoy de acuerdo con eso, sólo que en este caso no se ha podido.

 

M: Es cierto, no hay caso.

 

-¿Qué van a hacer ahora, con estas nuevas canciones y conciertos programados en Antuco, Perú, Melipilla?

 

-Somos Los Prisioneros, pero queremos ir más allá. Es buena idea tocar los clásicos, pero no hay que quedarse pegados. No somos ni seremos Peter Rock.

 

C: A mí no me interesa ser un eterno revival de los 80.

 

M: No nos cuestionamos si somos más o menos talentosos. Nos gusta hacer música y si eso le gusta a la gente, mejor.

 

-Igual pueden tocar temas de Los Prisioneros ¿o no?

 

-C: Cualquier grupo de pub puede tocar esas canciones, con mayor razón nosotros.

 

M: Si Jorge toca canciones donde Claudio es autor o yo soy autor, mejor para todos. Y cualquiera puede tocar Marilyn en un restorán o en la ducha. No hay ley que pueda prohibir eso.

 

Sigue el ensayo de Miguel y Claudio en Pirque. Tocan un rato, se dan un piquero en la piscina. Son amigos. Aparentemente todo está en paz. Hasta que alguien vuelva a mencionar la palabra incorrecta: Jorge.