Usted está en : Portada: Crónica
Lunes 21 de febrero de 2011
"Me tiraron al suelo con una pistola en la cabeza"

Una letra: esa fue la "pequeña diferencia" en la que no reparó un escuadrón de elite de la policía civil que, el pasado 17 de febrero, ingresó por la fuerza hasta el domicilio de una familia porteña, allanó la propiedad y apuntó con una pistola a la dueña de casa, embarazada y acompañada de su hijo de cuatro años, en busca de armamentos y droga. Y todo por un error, ya que el domicilio que debía ser allanado tenía la misma numeración, pero con una letra distinta que la casa de los vecinos. La pesadilla afectó al matrimonio de Raúl Ahumada y Claudia Contreras, quienes residen junto a su hijo de 4 años en calle El Vergel, del cerro La Cruz. Señalaron que el episodio ocurrió pasado el mediodía del 17 de febrero, cuando Claudia, quien tiene un mes y medio de embarazo, se encontraba haciendo aseo y colgando ropa. De improviso ingresaron a su hogar funcionarios de la PDI, algunos con sus rostros cubiertos, los que corresponderían al grupo de élite ERTA. "Me tiraron al suelo con una pistola en la cabeza estando embarazada y con mi hijo de 4 años", indicó la mujer.

Los policías le preguntaban en forma insistente por la ubicación de droga y armas, pero en realidad la persona a la que buscaban vivía en una casa vecina, que tiene la misma numeración aunque con otra letra.

disculpas

Raúl Ahumada no se encontraba en el domicilio por estar trabajando en un local comercial, pero relató que los policías revisaron las dependencias y provocaron algunos destrozos en puertas y otros sectores de la casa.

También registraron una vivienda posterior de sus suegros, que se hallaba sin moradores. Los afectados añadieron que una vez que los detectives comprobaron la inexistencia de sustancias ilegales y que se trataba de un error, se disculparon y salieron. Posteriormente, cuando el matrimonio ordenaba los dos domicilios, notó la ausencia un teléfono celular y una joya, según relatan.

DENUNCIA

Ahumada concurrió con su mujer a constatar lesiones al hospital Carlos Van Buren, donde le diagnosticaron una contusión cervical y una erosión en su pierna derecha.

Tanto ella como su hijo quedaron muy afectados sicológicamente tras el procedimiento.

El esposo acudió al cuartel de la PDI a solicitar explicaciones, donde asegura que nuevamente le ofrecieron excusas por el mal rato.

No obstante, a través de Carabineros interpusieron una denuncia en el Ministerio Público por violación de morada y daños. "Queremos justicia, no queremos que esto le pase a nadie más y que la institución haga su trabajo como corresponde. Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias", expresó el matrimonio.

La Estrella se contactó ayer con Relaciones Públicas de la PDI para conocer su versión de los hechos, pero al cierre de esta edición no hubo un pronunciamiento oficial.