Usted está en : Portada: Crónica
Lunes 4 de abril de 2011
Chileno ya compró terreno para construir su búnker

Un terreno precordillerno, ubicado a 1.300 metros de altura y en un sector muy rocoso: ese es el lugar elegido por uno de los chilenos que ya se ha empeñado en construir un búnker anti desastres, para sobrevivir a cualquier tipo de catástrofe natural o provocada por el hombre o, por qué no, al fin de mundo supuestamente anunciado por las profecías mayas.

La Estrella tomó contacto con este chileno, quien, tal como indicamos en nuestra edición del pasado sábado, busca a otros que, como él, quieran construir un refugio cordillerano donde mantenerse a salvo de una inminente catástrofe.

El fenómeno no es aislado: ya en Quebrada Alvarado, extranjeros están construyendo edificios de hormigón armada con pisos subterráneos, siguiendo una tendencia mundial que contempla la construcción de búnkers para enfrentar el apocalipsis del 2012. Corredores de propiedades también reconocen que hay un incremente en las consultas y compras de terrenos sobre la cota mil, especialmente en el área de Tiltil, para la construcción de refugios aislados de las ciudades y lejanos al mar.

"John"

En Chile, hace algunos meses, un hombre que se identifica sólo como "John" puso un aviso en internet, para convocar a personas que, como él, quisiera construir un refugio en las montañas.

"Esta idea de construir un búnker la mantengo ya hace mucho tiempo", relata John. "En primera instancia, no la podía realizar ya que no contaba con un terreno, ahora afortunadamente he comprado uno con varias características especiales: la primera, que se encuentra a unos 1.300 metros de altura, en un sector precordillerano; es cerro muy rocoso, donde existe la posibilidad de llevar a cabo una excavación con las características de un búnker", agrega el hombre, que vive actualmente en Santiago.

Según explica John, antes de comprar el terreno estudió "posibles erupciones volcánicas, daños y distancia de elementos pirotécnicos (...) También consideré la distancia a posibles sectores urbanos y con un rápido y fácil acceso".

El chileno apunta que, en viajes por otro países, ha tenido la oportunidad de conocer este tipo de construcciones y tuvo la idea de hacer su propio refugio ante los comentarios sobre futuros desastres que vio en distintos medios de comunicación. "Tengo familia como cualquier persona en este país y si está la forma de ayudar o prevenir, lo haré de alguna u otra manera", explica John, "sé que éste es un costo económico, por eso pensé que era posible que algunas otras personas tuvieran una inquietud similar".

tipo militar

Este chileno ya tiene claro cómo quiere su búnker: con características de refugio militar, con una excavación de 0,5 metros de profundidad y una altura de 1,90 de suelo a techo, recubierto con piedra natural y construido con cemento y fierro. "Sobre la losa, una capa mínima de 3 a 4 metros de tierra vegetal compactada, ya que evita radiaciones y compacta golpes de roca a gran velocidad", añade John, quien agrega que, a pesar de que ha recibido consultas y ha tenido contactos con otras personas, aún no logra concretar el proyecto con más personas.