Usted está en : Portada: Crónica
Sábado 11 de junio de 2011
Fantasmagóricas presencias ponen los pelos de punta en la Ex Cárcel

Caminar de noche por lo que va quedando de las construcciones de la Ex Cárcel, puede ser tan tétrico como transitar por los bosques de la película "El proyecto de la bruja de Blair": fuertes presencias, vientos helados, silbidos, objetos que caen, celdas que se van cerrando, son sólo algunas cosas que suceden al interior de las dependencias del ex recinto penitenciario.

El cuidador Ricardo Parra es uno de los testigos de las presencias y de los comentarios de sus colegas, quienes trabajan en la construcción del nuevo centro cultural y que deben quedarse durante las noches.

"En este lugar en el que hubo tanta muerte, es imposible que no existan espíritus que hayan quedado dando vueltas y que sigan en este lugar, que además debe estar cargado de mala vibra", relata.

"Mis compañeros dicen que hay presencias tan fuertes, que incluso algunos de ellos, han arrancando, pero no sé, también puede ser sugestión", aventura Parra, buscando una explicación algo más racional a un fenómeno que, a lo menos, inquieta a quienes lo han sentido.

HECHOS INEXPLICABLES

Quien no está sugestionado es un trabajador nocturno de las dependencias de la Ex Cárcel, quien prefirió mantener su nombre en anonimato.

Este hombre asegura que los "fantasmas" de la Ex Cárcel se escuchan y se sienten bastante seguido y clarito: "Las presencias no son hechos aislados en este lugar, son bastante frecuentes", asegura.

El trabajador añade que hay ciertos sectores en los que el ambiente se siente más pesado: "Cerca del lugar del fusilamiento de Emile Dubois y en el sector de los presos rematados, hay una carga muy fuerte.

De hecho, en ese lugar he sentido las energías más potentes, presencias fuertes y demasiado aire helado, de ese que da escalofríos; son hechos inexplicables, por mucho que uno le busque una respuesta lógica, muchas veces se alejan de eso. Son energías potentes, incluso a veces estando acá, siento que me observan", relata no sin cierto escalofrío.

Otro lugar que nombra el testigo de las presencias de la Ex Cárcel es la llamada "Jaula", una especie de celda: "En ese lugar se abren y se cierran las puertas solas, incluso se han caído jarros de metal, solos, y eso suena bastante fuerte, lo que genera más miedo aún, porque uno sabe que se cayeron misteriosamente solos", indica.

Otro dato más dentro del expediente fantasmagórico es que, asegura el testigo, durante la noche se oyen silbidos que no tienen absolutamente ninguna explicación lógica.

"Estando ahí trabajando solo, se escuchan silbidos y uno mira para todos lados y a todas partes, pero no pasa nada, no hay absolutamente nada", señala.

Además relata la experiencia de unos estudiantes que llegaron de visita a la Ex Cárcel, entraron a una de las celdas y se les cerró la puerta por dentro.

"Uno de ellos creo que se sintió muy mal porque se asustó mucho y se orinó del miedo", cuenta el hombre.

VELAS A EMILE DUBOIS

El trabajador de la Ex Cárcel incluso señala que ante este tipo de acontecimientos, para sentirse más protegido, le enciende velas al mismísimo Emile Dubois..

"Es extraño porque cuando enciendo las velas de Emile Dubois, me siento un poco más protegido, así que por eso lo hago bien seguido, todas las noches, cuando vengo para acá", indica. El ambiente es bastante tétrico, cuenta el testigo de las extrañas presencias nocturnas, e incluso comenta sobre los perros que se acercaban al lugar a aullar. "Se acercaban sólo a eso, la verdad es que era bastante tétrico, no lo han hecho ahora último, pero lo hacían", dice.

ESCÉPTICOS

Uno de los personajes míticos de la Ex Cárcel es "Papito", quien trabaja de sereno (cuidador nocturno) en el lugar. Al ser consultado por el tema, se muestra bastante escéptico: "Yo no creo en espíritus, ni fantasmas, de todo el tiempo que he estado en este lugar, jamás he sentido una presencia. Pero sí he escuchado de otros hablar sobre este tema. Una vez, ensayábamos en la galería de la Ex Cárcel y de repente se escuchó un peñascazo contra el portón. Todos se asustaron y lo atribuyeron a presencias porque salieron y no había nadie, pero yo no creo que haya sido así", apunta "Papito".