Usted está en : Portada:
Jueves 15 de julio de 2010
Movilh: Ojalá los políticos chilenos tuvieran la mitad de coraje que los argentinos

17:24.- El presidente de la agrupación, Rolando Jiménez, dijo que la aprobación del matrimonio homosexual en Argentina es una señal "potente".

SANTIAGO.- Como una señal "potente y valiosa" calificó el presidente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez, la legalización del matrimonio gay en Argentina, que otorga a las parejas de igual sexo los mismos derechos que las heterosexuales, incluida la adopción de hijos.

 

"Estamos muy emocionados, anoche nos quedamos unas 20 personas en la oficina siguiendo la discusión y la votación del Senado argentino y estamos muy emocionados por nuestros amigos y amigas de Argentina", manifestó el dirigente.

 

Expresó además que "ojalá la clase política chilena tuviera la mitad del coraje que ha tenido el Parlamento argentino de reconocer derechos humanos fundamentales de un sector de la población".

 

En ese sentido, dijo esperar que en el país "esta discusión pase de la retórica, de ser un tema de campaña, a ser un tema de políticas públicas y de discusión en el Congreso Nacional".

 

"Esperamos que en el corto plazo podamos estar discutiendo de manera muy intensa en el Congreso Nacional en torno a los proyectos de ley que presentó Andrés Allamand (RN) y la propuesta que presentamos nosotros en octubre del 2009", señaló, en referencia a las iniciativas sobre las uniones civiles.

 

Recordó además que el Presidente Sebastián Piñera "señaló en dos oportunidades que iba a legislar respecto de las uniones civiles y el ministro (secretario General de la Presidencia) Cristián Larroulet se comprometió a enviar un proyecto en los próximos cinco meses".

 

También sostuvo que "nosotros como movimiento vamos a seguir velando siempre por la igualdad plena, que es el matrimonio y la adopción de hijos".

 

"Es cuestión de tiempo, más temprano que tarde vamos a lograr lo que lograron los hermanos argentinos. Aquí el peso de la historia se impone, el peso de la democracia y el respeto a los derechos humanos se termina imponiendo", concluyó.